Münster, la ciudad alemana con más bicicletas que habitantes

Recorrer Münster a pie es casi misión imposible. El tráfico diario de bicicletas, los 460 kilómetros de carriles para ciclistas y los semáforos especiales no invitan a recorrer andando esta ciudad al oeste de Alemania. La mejor forma de desplazarse rápidamente es atravesando Promenade. Donde antes había una muralla para defender la ciudad, ahora se sitúa un larguísimo carril verde de dos direcciones que rodea el centro.

Münster es lo que los hipsters llaman bike-friendly ya que todo está orientado y preparado para estos vehículos de dos ruedas. La perla del estado de Renania del Norte-Wesfalia tiene incluso más bicis que habitantes: 500.000 frente a 300.000. Dicen que el principal motivo es el abandono de éstas por parte de los alemanes y de los estudiantes Erasmus que dejan la ciudad a final de curso para regresar a sus países de origen. Es habitual encontrarse bicicletas abandonadas en cualquier esquina, con y sin candado, y cada año las autoridades locales llegan a rescatar del lago (el Aasee) cientos de ellas. El misterio es cómo han llegado hasta ahí. 

Decenas de bicicletas aparcadas en el centro de Münster /CVS

Si quieres hacerte con una bicicleta, lo mejor es acudir a los Flohmarkt o mercadillos de segunda mano que se organizan en la plaza del castillo. Otra opción es comprarla por Ebay Kleinanzeigen, donde cientos de münsternianos dejan sus viejas bicicletas a muy buen precio. Eso sí, hay que saber alemán para poder entrar en el mercado sin volverte loco. 

Otro truco para sobrevivir a la locura ciclista es no perder nunca tu bici. Parece algo lógico, pero muy probable si la dejas en la estación central de trenes (Hauptbahnhof) donde se apilan miles de bicis. Además, hay que comprar un buen candado porque los robos de bicicletas, sobre todo por los estudiantes españoles e italianos (todo una pena) son muy habituales. 

Pero Münster es mucho más que bicicletas. Pasear por el centro de esta adorable ciudad te traslada a otra época. La calle principal, Prinzipalmarkt, está llena de impactantes fachadas de los edificios que fueron reconstruidos de los escombros resultantes de la Segunda Guerra Mundial. Solo sobrevivieron unos pocos de acabar convertidos en cenizas. 

Principalmarkt / CVS

Iglesias y mercadillos

El centro se completa con un gran número de iglesias y catedrales. A unos metros del Ayuntamiento se encuentra la iglesia de San Lamberto (St. Lamberti-Kirche). Lo más curioso de este templo son las tres jaulas de gran tamaño que cuelgan sobre el reloj de su torre. Según los historiadores, tres líderes anabaptistas pasaron sus últimos días ahí arriba en el siglo XVI tras ser sentenciados a muerte. 

Otra de las iglesias conocidas es Überwasserkirche donde entre noviembre y enero se establece uno de los famosos mercadillos navideños de la ciudad. Si coincide que visitas Münster en esa época del año, no puedes perderte probar un Glühwein (vino caliente) o un chocolate en sus famosas tazas. Cada año fabrican nuevas, pero te puede tocar alguna del 2005 o del 2016, es toda una lotería. Como se paga 2 euros de fianza (Pfand) puedes quedarte con la taza si quieres coleccionarlas.

Mercadillo en Lamberti Krche / Stadt Münster

El templo por excelencia en Münster es la Catedral de San Pablo, situada en la Domplatz (la plaza de la catedral, los alemanes no destacan por su originalidad). Esta plaza se llena de puestecitos en los mercadillos de todos los miércoles y sábados de 7:00 a 14.30. Los münsternianos aprovechan para adquirir frutas y verduras mientras los Erasmus abusan de los tester de quesos y frutos secos con los que los comerciantes dan a conocer sus productos.

Menos conocida, pero a pocos minutos de esta catedral, se encuentra la iglesia de la Santa Cruz (Kreuzkirche) en medio de una rotonda. Os recomiendo ir de noche porque se iluminan las letras de su torre y si vas recorriendo la rotonda podrás leer “Ja, Ich bin da” (Sí, estoy ahí), en una directa referencia a la omnipresencia de Dios en el cristianismo.

Además de mercadillos, dos o tres veces al año, el Ayuntamiento de Münster monta durante dos semanas una gran feria en medio de la plaza del Castillo. Palomitas, algodones de azúcar, pepinillos enormes y hasta churros endulzan el conjunto de atracciones entre las que destaca su gran noria.

La Salamanca germana

Si comparamos Münster con una ciudad española, sería con Salamanca. Su ambiente universitario es similar al de la ciudad castellanoleonesa. Uno de cada cinco habitantes de Münster son estudiantes y una gran porción Erasmus o alumnos de intercambio. La ciudad está adaptada a un público joven con su campus universitario, cerca del Hospital Clínico, con las clases para los de Ciencias Sociales ubicadas en el centro y la sede neurálgica del ámbito universitario ubicada en el castillo (Schloss). Para los que no conozcan la educación en Alemania, se diferencia entre Universität y Fachhochschule, es decir, la universidad en sí y una especie de FP. 

El Schloss (castillo) es el edificio principal de la universidad / CVS

Cerca de los edificios universitarios hay una Mensa. El comedor por excelencia para los alumnos es una opción barata para comer de forma diaria. Los estudiantes tienen un descuento, pero a este económico buffet puede entrar cualquiera. Los platos se cobran al peso y pueden rondar de los 2.50 a los 10 euros, dependiendo si comes ensalada o un filete con patatas. 

La Mensa más conocida es la que está al lado del Aasee que en Eurocopas o partidos de fútbol importantes cambia su barra buffet por una gran pantalla. El lago de Münster se caracteriza por las grandes bolas blancas que adornan el césped donde cada 1 de Mayo se llena de barbacoas y botellines de cerveza por la celebración del Día del Trabajador. 

Otros sitios para comer es el restaurante ubicado en Frauenstrasse, 24. Un edificio muy llamativo por su color azul chillón y conocido por su historial de reivindicaciones sociales. Más caros, pero de buena calidad, están los restaurantes en la orilla del Aasee como Il Divino, A2 o Himmelreich. 

Salir de fiesta por Münster

Lo mejor lo he dejado para el final. Hay distintas formas de pasar la noche münsteriana. Una de ellas sería visitar los bares de la calle Kreuzstrasse. Son bares con mucha personalidad y una gran variedad de cervezas. Mi favorito, y el más típico también, es el Cavete donde recomiendo probar la cerveza Altbierbowle con tonos afrutados. En Fyal, cerca de Domplatz también hay buen ambiente para tomar algo. 

Kreuzstrasse / Münster in Bildern


Para los que quieran adentrarse en la verdadera noche alemana, tienen que visitar Hawerkamp, el trono del tecno en Münster cerca del canal donde transitan barcos de mercancías y se bañan los más atrevidos en verano. Las fiestas en esta zona no terminan hasta pasadas las 10:00. Las raves son el toque especial que tienen Jovel, Fusion, Conny Kramer, Favela o Sputnikhalle, pubs situados entre graffitis y drogas varias. Si el tecno no es lo tuyo puedes ir a refugiarte a la playa de Heaven, también en el canal, o a Cuba Nova, la discoteca latina al lado de la estación. Parecerá que no has salido de España porque tanto el DJ como los clientes, ¡son españoles!

Favela / Fotoband MÜnster

Publicado por Cristina Vega

Periodista y economista. Actualmente formo parte del equipo de Es la Mañana de Federico en esRadio. Lo de que me encanta viajar es algo obvio y, por eso, os ahorraré tiempo leyendo sobre mis hobbys. He vivido entre España y Alemania y quién sabe si acabaré mudándome a otro país en un futuro no tan lejano. Ah, y...¡no me gusta Instagram!

2 comentarios sobre “Münster, la ciudad alemana con más bicicletas que habitantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora